Creatibo by Arrontes y Barrera

Registro de marca: 10 errores que te dejan en evidencia

Tu marca es como tu DNI, tu identidad pero… ¿Qué pasa si alguien utiliza el nombre de tu marca o roba tu dominio? Si no has registrado tu marca, es como si no existiera. Estarás totalmente desprotegido. Por eso es tan importante el registro de marca y que tengas en cuenta todo aquello que pueda condicionar el proceso creativo y la supervivencia de tu marca en el futuro. Aquí desvelamos los errores en los que no puedes caer si quieres proteger tu marca.

Error nº 1.- Confundir la razón social con la marca.

Una cosa es la razón social corporativa y otra el registro de marca. Por lo tanto se requieren dos procesos y tramitaciones independientes. Así, mientras que la empresa, como persona jurídica, debe darse de alta en el Registro Mercantil, para la inscripción de la marca y razón comercial tendrás que acudir a la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Error nº 2.- No saber qué proteger.

Si te preguntas ¿qué registrar? te diremos que lo primero es lo primero: el nombre de marca. Cada año, se registran más de 100.000 marcas solo en la Unión Europea. Así que piensa cómo vas a destacar ya que en internet, si no te encuentran no existes. El nombre además de tu primer signo de identidad y el activo más valioso que puede tener tu marca, es una pieza clave para la estrategia de cualquier compañía. Por esto mismo, es también lo más difícil de cambiar en caso de que se cometa algún error y alguien nos lo quite. El registro de marca te ayudará a protegerlo de que nadie lo utilice, al menos nadie en tu mismo sector.

Seguro que recuerdas el caso de la mítica tarta Comtessa creada en 1982 y reconvertida en 1998 a Vienetta. Pues bien, aún hoy, los consumidores siguen recordando su identidad original. Lo han demostrado con una encuesta en redes sociales en la que el 97 % de los encuestados dijo seguir llamando así a su tarta favorita, y no solo eso, sino que en menos de 24 horas 20.000 personas firmaron una petición para que el producto volviera a utilizar su nombre original. Y lo han conseguido. Comtessa ha vuelto a recuperar su nombre dos décadas después.

Error nº 3.- Hacer mal el proceso del naming.

Lo más importante es saber elegir un buen nombre y protegerlo bien. No existe una fórmula mágica, pero sí ciertos factores a tener en cuenta durante el proceso de naming:

  • Creatividad: Como la mayoría de nombres descriptivos ya están registrados, hay que ver si lo que se quiere expresar se puede decir de forma diferente, inusual, creativa y aspiracional.
  • Concisión: Los nombres más fácilmente pronunciables y memorables tienen 3 sílabas cómo máximo.
  • Significado: Además de sonar bien, un buen nombre debe tener significado y transmitir valor a tus consumidores.
  • Checking lingüístico: Un buen nombre tiene que ser melodioso, sonoro y agradable, pero también versátil y apropiado. Tienes que asegurarte de que sea fácil de pronunciar y escribir en todas partes y, además que no tenga connotaciones negativas. Todos recordamos algunos casos muy sonados como el de Mitsubishi que tuvo que renombrar en España a su coche “Pajero”para que fuera Mitsubishi Montero.

Error nº 4.- No proteger aquello que te diferencia.

Si tu marca tiene algo diferente y distintivo que la hace única para tus consumidores, protégelo. Además del nombre, puedes proteger tu logotipo, tu símbolo – como el cocodrilo de Lacoste, o el swoosh de Nike–  o cualquier otro distintivo gráfico como tu color corporativo o un packaging único.

Por ejemplo Milka incluyó en su registro de marca su característico color lila en toda la Unión Europea. Pero no todos pueden: el Banco Santander no pudo hacer lo propio con su color rojo por oposición del grupo financiero alemán DSGV que también usa ese color en el mismo sector.

En España la ley exige que la marca sea susceptible de representación gráfica, lo que posibilita el registro de marcas sonoras mediante notas musicales. Sin embargo aún no se pueden registrar olores, algo que trae de cabeza por ejemplo a las marcas de perfumes, entre otras.

Error nº 5.-Tener el mismo nombre que otros.

Para diferenciarse no solo hay que crear nombres creativos que nos gusten y nos suenen bien, sino que además, no se le tienen que haber ocurrido antes a nadie. Por lo tanto, si tu nombre es demasiado genérico, olvídalo. No diferenciarte es lo peor que te puede pasar a la hora de posicionar tu marca en internet o usar estrategias SEO y SEM. Piensa un nombre que se aleje de otros similares, especialmente si estos nombres ya están registrados como marca.

Por ejemplo podemos encontrarnos con nombres muy parecidos registrados en la misma categoría: Claris, Clarin, Claria, Clarium, Clarins, Clarinex, etc. Y también con un mismo nombre registrado en categorías diferentes como Polo, que es a la vez un coche, Volkswagen Polo, y una marca de moda, Polo Ralph Lauren. O Magno que es a la vez un jabón y un brandy.

Mientras más se aleje el nombre de la descripción literal del producto o servicio genérico, más fácil será que no se encuentre ya registrado por otra marca. Eso hizo Apple que empezó compitiendo con marcas como Commodore Pet, IMSAI 8080, MITS Altair 8800 y Radio Schack TRS 80. Lógicamente, su diferenciador nombre fue decisivo y hoy sigue siendo una de las marcas más valiosas del mundo.

Error nº 6.- No revisar lo que encuentran los que te buscan en Google y en las redes sociales.

Revisa también qué tipo de empresas o negocios están utilizando el mismo nombre u otros similares al tuyo con una simple búsqueda en internet. Te conviene saber qué es lo que se van a encontrar tus potenciales consumidores cuando te busquen y cómo eso puede afectar a tu marca.

Error nº 7.- No comprobar si los dominios asociados a tu marca están disponibles.

Antes de registrar una marca, es esencial averiguar si los dominios asociados están disponibles, ya que internet es una parte fundamental de toda estrategia comercial y no queremos que nadie se nos adelante.

Es aconsejable (en España) reservar tanto el .com como el .es y, redireccionar el que no se use al que tiene toda la información. Elegir el dominio óptimo te va a ayudar y mucho a mejorar el SEO, con lo que se consigue no solo presencia de marca sino también reputación online.

Además, te conviene proteger y defender tu marca en internet ante los dominios de alto nivel o gTLD. Algunos muy útiles para las marcas como: .tienda. Y otros muy peligrosos o comprometidos como .porn o .sucks. Taylor Swift y Paris Hilton han comprado el dominio .porn ligado a su nombre. Visa, Apple, Google y otras marcas han hecho lo propio con .sucks.

Error nº 8.- Olvidar registrar tu marca en todos los mercados en los que operas.

Aquí también es importante prever cómo de internacional creemos que va a ser nuestra marca. Puedes pensar que tu marca va a ser sólo nacional y registrarla únicamente en tu país. Sin embargo, puedes verte sorprendido por una expansión inesperada de tu compañía y ver que tu marca no es registrable en otros países.

Esto le pasó factura a Magnum de Frigo que no puede utilizar su marca en Grecia debido a que su competencia directa Nestle, lo registró antes allí.  Algo similar le sucedió a Burger King en Australia, donde ese nombre ya lo había registrado un restaurante.

Error nº 9.- No registrar todas tus marcas y patentes.

No tomes a la ligera tu activo intangible más valioso. Tener correctamente protegidas todas tus marcas en la Oficina Española de Patentes y Marcas es esencial para estar a salvo de posibles abusos de competidores.

Si la marca no está registrada, queda a merced de terceros que quieran aprovecharse de ella y de la reputación que se ha construido. El registro es la única forma que tienen sus propietarios de garantizarse el pleno y exclusivo derecho de uso sobre la misma. Registrar tu marca es hacerla única y aumentar su valor. No olvides hacerlo en todas las clases en las que vayas a utilizarla y en cada país al que te dirijas.

Error nº 10.- Utilizar distintos nombres.

Es fundamental para tu posicionamiento que en todas las plataformas online que uses, nombres a tu marca siempre de la misma forma. Así que evita usar el nombre en una plataforma, el eslogan en otra, una abreviatura en otra, etc.

Esperamos haberte ayudado a evitar los errores más comunes relacionados con el registro de marca. Ten en cuenta que si tu naming es bueno y creativo, lo has registrado, tienes los dominios y lo utilizas bien, podrás posicionarte en el sector y en internet. Sino es así, al menos intenta evitar que te roben el nombre de marca, si es que aún estás a tiempo.

Si tienes dudas o necesitas ayuda con el naming o el proceso necesario para defender tu marca en internet ponte en contacto con Arrontes y Barrera, tu agencia de publicidad creativa en Asturias.