Creatibo by Arrontes y Barrera

Pide cita para el chequeo médico de tu marca

Una marca no permanece estable en el tiempo. Hay ocasiones en las que goza de una salud de hierro mientras que otras veces, puede sufrir altibajos que obliguen a vigilarla de cerca. De ahí la necesidad de realizar un chequeo periódico que analice la salud de tu marca y te diga qué medidas tomar para que cada día esté más fuerte y sana.

¿Cuáles son los indicadores de la buena salud de tu marca? 

Las marcas no surgen de un día para otro sino que son el resultado de todas las historias y experiencias que van depositando en ellas los consumidores a lo largo de su vida. Poco a poco, van adquiriendo un valor y un posicionamiento en el mercado que pueden ser los pretendidos por la empresa o… no. En Arrontes y Barrera analizamos la salud de tu marca para ver si esta se ha convertido en la marca deseada, y para ello utilizamos algunos indicadores como estos:

1.- El comportamiento de tus consumidores

Una de las formas de analizar la salud de tu marca es observando el comportamiento de tus consumidores, especialmente ante ciertos cambios en tus productos o servicios.

¿Los consumidores aman tu marca y están dispuestos a comprarla si cambias el packaging, el logotipo o algún elemento de su composición?

Es evidente que no todos los atributos de un producto o servicio tienen el mismo peso a la hora de tomar una decisión de compra, y algunos, como por ejemplo el precio, resultan mucho más determinantes que otros. Por ello, para analizar la salud de tu marca y saber cuánto están dispuestos a hacer tus clientes por ella, te aconsejamos modificar algún aspecto, ya sea uno más banal como un color del logotipo u otro más notorio como el formato de los envases.

2.- La actitud de tu marca (si tiene una)

La actitud que desprende tu marca (entendida en términos calificativos) es el principal motivo de compra para muchos consumidores, de ahí su necesidad de no perderla nunca de vista.

¿Tu marca tiene un actitud dominante a la que los consumidores quieran adherirse?

Las marcas más valoradas y fuertes del mercado tienden a compartir ciertas actitudes con sus consumidores, ya sea a través de relaciones informales (mediante redes sociales y espacios de atención al cliente) o directamente a través de lo que significa consumir sus productos o servicios (algo mucho más subjetivo y personal de cada consumidor).

Lo fundamental es que una marca debe transmitir la actitud dominante a la que quiere asociarse para que el público la perciba, empatice con ella y, en consecuencia, la consuma. La salud de tu marca estará determinada entonces por su capacidad de reflejar esa actitud concreta que quiere transmitir a su nicho de mercado.

3.- La relación establecida entre tu marca y tus consumidores

Es evidente que la relación que se establece entre tu marca y sus consumidores es uno de los indicadores más representativos de su estado de salud. Y aunque puede parecer un tanto atrevido, nos arriesgamos a decir que cuanto más irracional sea esta relación, mejor lo estarás haciendo para conseguir una buena fidelización.

¿La relación que mantienen los consumidores con tu marca es meramente transaccional o el consumo de tu producto o servicio les hace vivir una experiencia única?

Cuando consumir una marca es motivo de orgullo entre sus clientes porque sienten que están viviendo una experiencia que les hace únicos, se establece una relación muy profunda entre consumidor y marca que tiende a perdurar en el tiempo. Esta relación es la base de las llamadas lovemarks y alcanzar este tipo de relación es algo soñado por todos los equipos de marketing.

¿Te has preguntado qué lugar ocupa tu marca en la vida de tus clientes? Realizar modificaciones estratégicas puede otorgar a tu marca el valor diferencial que haga que los consumidores la amen contra viento y marea y no conciban comprar otra marca que no sea la tuya.

4.- El valor financiero de tu marca

Como te contamos, el valor de una marca surge con el paso del tiempo, a medida que los consumidores la llenan de historias y experiencias que marcan la diferencia entre lo que están dispuestos a pagar por ella y lo que están dispuestos a pagar por otras marcas de la competencia.

¿Sabes cuánto valía tu marca hace cinco años y cuándo vale ahora?

Conocer el valor de tu marca, cuidarlo y vigilarlo de cerca te ayudará a tomar decisiones estratégicas que beneficien su salud como subir el precio de tus productos o servicios o aumentar la producción al precio actual.

Las estrategias de branding son el camino que debe recorrer una marca para gozar de una salud envidiable y alcanzar el valor deseado.

Obviamente, las herramientas de reputación que existen en la actualidad resultan fundamentales cuando se trata de velar por la salud de tu marca. Conocer el pulso de las redes sociales, de las conversaciones, del engagement, del sentir más popular… te permitirá saber qué es realmente tu marca. En Arrontes y Barrera seguimos muy de cerca la pista de tu marca para saber en todo momento cómo es su estado de salud. Monitorizamos, medimos, analizamos y mejoramos aquellos aspectos que hacen que tu marca se convierta en lo que siempre has soñado.

 

Leave a Reply