Creatibo by Arrontes y Barrera
KPIs

¿A qué KPIs de tu estrategia digital debes prestar atención?

Medir o no medir hace mucho tiempo que dejó de ser la cuestión. Los equipos de marketing tienen muy claro que esa es la única manera de evaluar y mejorar su estrategia digital. Por eso, la cuestión verdaderamente importante es qué medir, justo lo que vamos a contarte en este post en el que realizamos un repaso por los KPIs de tu estrategia digital a los que debes prestar atención.

¿Qué son los KPIs de una estrategia digital?

Cuando realizamos un chequeo médico, el personal sanitario sabe perfectamente qué tiene que analizar para conocer nuestro estado de salud. Cada uno de los indicadores estudiados deben tener unos valores óptimos, es decir, estar dentro de unos parámetros aceptables que confirmarían nuestra buena salud.

Pues bien, en una estrategia digital ocurre lo mismo: debes saber qué medir y entre qué valores deben encontrarse esas variables que estás analizando para conocer si tu estrategia digital se está desarrollando adecuadamente para alcanzar los objetivos marcados.

Por eso, no existen unos KPIs universales aplicables a cualquier estrategia digital sino que cada estrategia tendrá los suyos propios en función de su sitio web, de las acciones digitales que realice y de los objetivos a conseguir.

Saber qué te conviene medir es tan importante como el proceso de medición en sí.

Un KPI (key performance indicator) es un indicador del rendimiento de tu estrategia digital, es decir, una medida del nivel de desempeño de este proceso. Para que sea útil y proporcione información de interés debe fijarse de antemano y ser SMART:

  • Specific (específico): Identifica qué, dónde, cómo y cuándo se mide.
  • Measurable (medible): Confirma que lo que quieres medir, puede cuantificarse.
  • Attainable (alcanzable): Elige indicadores que sean posibles de medir con los recursos asignados.
  • Relevant (relevante): Selecciona las métricas que son claves para evaluar tu estrategia digital.
  • Time-bound (concreto en el tiempo): Acota la medición a un período temporal concreto.

Cuatro grupos de KPIs digitales en los que debes fijarte

Para evaluar tu estrategia digital no es necesario que selecciones un número interminable de KPIs y te pases el día midiéndolo todo.

Según el equipo de Inbouncycle, se puede analizar la evolución de una estrategia digital a partir de 4 KPIs elegidos con acierto: 1 KPI principal y 3 KPIs secundarios.

Dos negocios distintos, por ejemplo, un despacho de abogados y una tienda de ropa online, tendrán sitios web diferentes adaptado a sus objetivos y desarrollarán estrategias digitales diferentes que, por lo tanto, no pueden medirse de la misma manera.

Tampoco puedes medir lo mismo si tu marca ha realizado una campaña de e-mail marketing o si contrata una acción publicitaria en Google Ads.

Por eso, aquí hemos clasificado en cuatro grandes grupos los KPIs claves a los que debes prestar atención en función de tu tipo de estrategia digital.

1.- Si realizas acciones de e-mail marketing como el envío de una newsletter:

Conocer si los temas que abordas en esos envíos masivos son de interés, te ayudará a mejorar tu oferta de productos/servicios y a conocer tendencias futuras. Los KPIs claves en este caso son:

1.1.- Tasa de apertura:

Es el porcentaje de personas que han abierto tu e-mail dividido entre el total de personas que lo han recibido. Que hayan abierto el mail periódico de tu newsletter no significa que lo hayan leído, le hayan prestado atención o les interese… pero es un buen KPI a tener en cuenta.

Es muy difícil determinar con exactitud lo que es una “buena tasa de apertura” ya que dependerá de muchos factores externos. En cualquier caso, se estima que entre el 15 % y el 35 % puede ser considerada como una correcta tasa de apertura, dependiendo siempre del sector del negocio.

1.2.- Tasa de clics o CTR:

Es el porcentaje de personas que han hecho clic en el enlace de tu e-mail dividido entre el total de personas que lo han abierto. Este dato va más allá y pone de manifiesto el interés de los usuarios por el contenido que le has enviado.

Los datos de la tasa de clics son siempre bastante bajos, especialmente si tu base de datos en muy grande, por eso no debes desesperar con el dato en sí mismo, sino prestar atención a su evolución.

Una tasa de clics o CTR aceptable se sitúa entre el 1,5 % y el 4,5 %, aunque insistimos que depende de muchos factores, comenzando por lo que venda la marca.

1.3.- Tasa de altas y bajas de la newsletter:

El porcentaje total de personas que se han suscrito a tu newsletter en un periodo de tiempo es igual de importante que el número de personas que se han dado de baja, ya que será un buen indicador del interés que despiertan los contenidos que les haces llegar por e-mail.

Una tasa de bajas por debajo de 0,3 % es un dato muy bueno si tienes en cuenta que, parámetros externos a parte, la tasa media de bajas en las newsletter españolas en 2018 fue de 2,5 %.

2.- Si realizas una campaña de publicidad o remarketing en buscadores:

Puede que hayas realizado una campaña publicitaria en buscadores orientada a promocionar los productos que vendes online o bien hayas querido tentar a quienes ya han mostrado interés en tus artículos (algo que te han chivado las cookies). En cualquier caso, los KPIs deben estar orientados a conocer los resultados de estas acciones SEM y por eso debes medir:

2.1.- Tasa de clics o CTR:

Es el porcentaje de personas que han hecho clic en tu anuncio dividido entre el total de usuarios a los que se le ha mostrado. Depende de muchos factores, desde la creatividad del anuncio a los sitios webs en los que ha aparecido.

Los datos varían enormemente dependiendo del tipo de acción publicitaria realizada. Las campañas de remarketing que alcanzan un CTR del 1 % pueden estar contentas con el resultado. Por otro lado, algunas acciones en Google Ads (AdWords, Display, Shopping…) pueden oscilar entre el 0,05 % o el 5 % que alcanzan algunos anuncios dinámicos.

2.2.- Coste por clic o CPC:

Si quieres ser práctico y saber cuánto te están costando estas acciones, el CPC es el KPI a analizar. Calcula el coste real de los clics obtenidos dividiendo el coste total de la campaña entre el número total de usuarios que han hecho clics en los anuncios.

Si sabes cómo funcionan las contrataciones publicitarias en Google basadas en pujas, entenderás que no existan CPC buenos o malos (salvo que nos vayamos a datos extremos). Todo depende del presupuesto de campaña, del nivel de segmentación y de los objetivos de ROI, de ahí la importancia de vigilar de cerca este KPI.

2.3.- Tasa de conversión:

Una conversión puede ser desde una suscripción a un blog hasta una compra. En este caso en el que nos estamos centrando en los KPI de una estrategia digital con contratación de acciones SEM orientadas a la venta online, la tasa de conversión se refiere principalmente a las ventas conseguidas.

Aquí se trata entonces de conocer cuál es el porcentaje de personas que han realizado una compra entre el total de personas que han hecho clic en la publicidad mostrada de ese producto o servicio. Es importante que establezcas muy bien los periodos de medición para saber que efectivamente tu tasa de conversión ha mejorado (o no) por las acciones SEM que estás realizando.

3.- Si quieres estudiar la evolución orgánica de tu presencia digital

Aunque los KPIs que vamos a ver ahora son importantes para cualquier marca, al margen de la estrategia digital que siga, son básicos para aquellas compañías que no venden online y lo que quieren es una buena fotografía de la marcha orgánica de sus acciones digitales.

3.1.- Número de páginas vista:

El número de páginas vista hace referencia al número total de visitas que ha recibido tu web, blog o landing. Te permiten saber de dónde provienen esas visitas, cuáles son sus intereses o las veces que visitan tu espacio en un período de tiempo concreto.

3.2.- Número de visitantes únicos:

Es un KPI más completo que el anterior porque se refiere solo a cada persona única (no duplicada) que ha visitado tu web, blog o landing. Este dato siempre será menor que el anterior pero es mucho más importante y representativo de cómo está evolucionando tu estrategia digital.

3.3.- Tiempo medio de permanencia:

El tiempo medio que permanecen los usuarios en tu sitio deja bien claro si les está interesando el contenido que se encuentran, de ahí que sea un buen KPI. Además, está directamente relacionado con la tasa de clics (CTR) y la de conversión, aunque no sea un indicador definitivo de ambas. Hoy, la tasa de permanencia media de un usuario en un sitio web es de unos 40”.

4.- Si quieres analizar tus acciones social media

Hoy resulta impensable concebir una estrategia digital sin que incluya acciones en las plataformas sociales más adecuadas para la marca. De ahí que también debas medir lo que haces en redes sociales, pero siempre teniendo en cuenta que aquí los datos deben ser valorados en función de los objetivos que te hayas marcado.

4.1.- Número de seguidores:

Este KPI debe medir el número de seguidores (ganados y perdidos) que has conseguido durante un determinado periodo de tiempo en el que has llevado a cabo acciones orgánicas en las redes sociales que responden a una estrategia concreta.

4.2.- Número de comentarios:

Aunque a priori puedes no darle importancia, el número de comentarios que reciben tus publicaciones sociales es un KPI de gran valor ya que refleja tu capacidad para crear comunidad, despertar interés y mejorar el engagement. Al margen de que ayuda a posicionar mejor tus publicaciones.

Además, los comentarios que dejan tus seguidores en tus perfiles sociales son muy importantes para mejorar la marca o tus productos/servicios.

4.3.- Engagement rate:

El engagement rate mide, a partir de los datos de likes, shares, comentarios, seguidores ganados…, una cifra que refleja el compromiso y complicidad que está logrando tu marca en los canales sociales. Existen diferentes fórmulas para calcularlo, en el banner que ves a la derecha o al final de este post puedes descargarte nuestra guía gratuita para calcularlo.

Es obvio que nos hemos dejado muchos KPI de una estrategia digital que podrían formar parte de este post, pero aquí tienes los más representativos para evaluar tus acciones online, aunque siempre debes intentar personalizarlos y adaptarlos a la situación concreta de tu marca y a cómo se muestra en internet.

En cualquier caso, si no sabes cómo plantear la estrategia digital de tu marca o necesitas el asesoramiento experto para evaluarla con criterio, en Arrontes y Barrera estaremos encantados de poder ayudarte a conseguir tus metas digitales.