Creatibo by Arrontes y Barrera

Tu marca debería hacer promociones y lo sabes

¿Sabías que una buena promoción aumenta las decisiones de compra entre un 6% y un 17%? Teniendo en cuenta este dato no nos sorprende que las marcas apuesten por aprovechar las promociones para incentivar las compras por impulso en determinados momentos. Ahora bien, los consumidores necesitan razones para justificar su compra y una buena ventaja añadida, junto al producto, cumple muy bien esa función.

Por lo tanto, depende de los responsables del marketing promocional elegir un incentivo adecuado, segmentar al público objetivo y planificar diferentes promociones para obtener buenos resultados. Aquí te descubrimos cómo sacar el máximo partido a las promociones de tu marca.

Una buena promoción le garantiza a tu marca un incremento de las ventas en un plazo relativamente corto de tiempo. Pero además tiene otra importante ventaja: medir de forma inmediata 
los resultados.

Como las promociones se desarrollan en un periodo de tiempo limitado normalmente de 3 o 4 semanas, es muy fácil calcular el incremento de ventas producido en ese tiempo. Por eso, las promociones se planifican en el plan anual de marketing de la empresa con unos objetivos puntuales y concretos.

Objetivos de las promociones:

  • Lanzamiento o mejora de productos. A través de las promociones conseguimos que los consumidores prueben el producto.
  • Contrarrestar las acciones de la competencia. Cuando detectamos que las ventas disminuyen a causa de alguna acción de otra marca competidora.
  • Llamar la atención en el punto de venta. La promoción sirve para conseguir que el consumidor prefiera un producto en vez de otro.
  • Búsqueda de nuevos segmentos de consumidores. Por ejemplo promociones especiales para jóvenes o jubilados, etc.

Cómo sacar el máximo partido a las promociones:

1- Elige el mejor momento:

Puede ser un lanzamiento o mejora del producto, penetración en un nuevo canal, conquista de nuevos segmentos de consumidores, etc. O también vincularse con acontecimientos o fechas especiales.

2- Sé creativo:

La creatividad siempre funciona. Por lo tanto, piensa acciones originales e innovadoras, no hagas siempre el mismo tipo de promoción y no abuses de las promociones de precio.

3- Diviértete y fomenta la participación:

La experiencia de compra cada vez es más importante, por lo que funcionan muy bien los juegos, degustaciones, concursos, sorteos y todas en las que el público tiene una participación activa.

4- Crea sensación de urgencia:

Funcionan muy bien las promociones que dependen de la rapidez de respuesta para conseguir el premio.

5- Ofrece un buen premio o incentivo:

No hay que defraudar al consumidor. Lo que se ofrece debe ser de calidad.

6- Pide un esfuerzo razonable:

No es lo mismo pedir los datos para conseguir un regalo que 20.000 pruebas de compra.

7- Segmenta al público:

La mecánica y el premio debe estar pensada para nuestro target.

8- Limita el número de promociones:

Si no queremos que nos compren solo por el regalo en vez de por el propio producto.

Principales tipos de promociones que puede hacer tu marca

Promociones directas

La mayoría de los consumidores prefieren que los estímulos sean numerosos y accesibles.

  • Mayor cantidad de producto al mismo precio
    El consumidor agradece llevarse más producto al mismo precio por lo que el índice de respuesta es excelente. Solo hay un inconveniente, el coste de ofrecer más producto y además cambiar de envase.
  • Menor precio
    Tiene que resultar claro y convincente para el consumidor, que no lo percibirá como una oportunidad si está por debajo del 10 %.
  • Prueba gratis
    Ideal para el lanzamiento de nuevos productos, que funciona muy bien en alimentación, cosmética e higiene personal.
  • Regalo unido al producto
    Un regalo directo, sin sorteos, siempre atrae al consumidor. Si se condiciona el regalo al envío de pruebas de compra resulta más rentable y también se puede incrementar el valor del regalo, al limitarse el número de participantes.
  • Degustaciones
    Las degustaciones consisten en ofrecer algo a cambio de nada, lo que incentiva en gran medida la compra por impulso y además funcionan muy bien en el boca a boca entre consumidores.

Promociones indirectas

Las promociones con regalos de gran valor como un coche o un viaje son menos atractivas para el consumidor porque interviene su credibilidad. Por otro lado se ha demostrado que la mayoría de los consumidores prefieren premios en metálico y, su interés aumenta si son premios pequeños pero numerosos. Así que el reto está en conseguir que este tipo de promociones sean creativas y divertidas para el consumidor. Solo así podremos ganarnos su confianza y conseguir su participación.

  • Concursos
    Es preciso que diviertan al consumidor para que funcionen como un activador de la compra por impulso. Si no divierten, no conseguiremos una buena tasa de participación. También influyen otros factores como el tipo de premio, el tipo de público, la dificultad de las pruebas, etc.
  • Cupones descuentos
    Ofrecen la posibilidad de conseguir el producto a un precio menor mediante un vale que hay que entregar en el punto de venta o enviar por correo. Con el envío por correo se consigue la mejor respuesta, pero hay que tener en cuenta que su coste es más elevado.
  • Promesa de reembolso
    Consiste en reembolsar una cantidad a los consumidores que envíen una prueba de compra o bien lo utilicen en una futura compra. Tiene un alto porcentaje de respuesta y es muy eficaz para fidelizar al cliente.

Esperamos que nuestros consejos te sirvan para sacar la máxima rentabilidad a las promociones de tu marca, aunque si aún no te has decidido del todo, en Arrontes y Barrera podemos ayudarte con la estrategia, el diseño, la producción y la supervisión de las promociones que desarrolles. Llámanos y hablamos.

Leave a Reply