Creatibo by Arrontes y Barrera
Cortos publicitarios: la estrategia creativa del verano

Cortos publicitarios: la estrategia creativa del verano

Como el tráiler de una película o, en algunos casos, la peli entera con su presentación, nudo y desenlace. Hablamos de los cortos publicitarios, una estrategia creativa que se acerca al mundo del cine para producir contenidos cada vez más atractivos, lúdicos, que aportan valor a los consumidores. La razón es que no hay nada mejor que el storytelling, o lo que es lo mismo, contar una historia con una trama interesante para captar la atención. Crear un contenido atractivo y aprovecharlo para lanzar mensajes publicitarios es lo que ha convertido a los cortos publicitarios en los reyes del branded content.

Además, si tenemos en cuenta que los pronósticos cifran en una media de unos 100 minutos al día, el tiempo que los consumidores dedicarán este año al consumo de vídeo, los cortos publicitarios se postulan como una herramienta más en la estrategia de publicidad de las marcas.

¿Qué son los cortos publicitarios?

Los cortos publicitarios son creadores de experiencias. Por eso las marcas los eligen cada vez más para acercarse a los consumidores. Una de sus principales cualidades es que hacen aflorar los sentimientos y las emociones del consumidor. Podríamos decir que los cortos publicitarios mezclan lo mejor del cine y lo mejor de la publicidad. 

El resultado es una explosión creativa de gran calidad en forma de pequeñas películas con fines comerciales, en los que la marca puede estar integrada en la narrativa, sus productos aparecer en pantalla, etc. 

Además, los cortos publicitarios tienen cierto valor artístico, puesto que la creatividad juega un papel determinante y los directores de cine y las agencias de publicidad trabajan juntos y se les suele dar mucha libertad artística.

¿Qué diferencia a un corto publicitario de un spot?

Amplia duración:

Principalmente la duración, aunque el tiempo no es lo más importante. Parece que los spots de 20 segundos de duración han pasado a mejor vida y los pocos que persisten suelen ser versiones cortas de producciones más largas o pequeños teaser para atraer la atención hacia la versión completa, que se emite en Internet. Por su parte, los cortos suelen estar entre uno y los 10 minutos, una duración que los aleja del medio televisivo, pero que los catapulta hacia plataformas online como YouTube o Twich.

Medios digitales:

Está claro que en Internet las marcas se pueden permitir una serie de lujos que, en otros medios como la televisión, serían imposibles de realizar, o en todo caso, tendrían un coste muy elevado para la mayoría de las marcas. Así, en medios digitales, pueden llevarse a cabo muchas grandes ideas con presupuestos mucho más asequibles, lo que abre la posibilidad de hacer cortos a todo tipo de marcas y no solo a las más grandes, como en el caso de la televisión.

El 89 % de los usuarios por debajo de los 35 años afirma encontrar en YouTube todo lo que necesita.

Storytelling:

El storytelling es un recurso narrativo que han puesto de moda las grandes marcas, aunque está al alcance de cualquier presupuesto. De lo que se trata es de contar la razón de ser de tu marca a través de una historia que tenga un enfoque que la vuelva más emotiva, original y mágica.

Si se trata de contar qué pinta tu marca en la vida de los consumidores, el storytelling es la mejor forma de componer “tu relato de marca” y hacerlo crecer para que conecte con los consumidores.

Como recurso narrativo, el storytelling ofrece numerosos beneficios a tu marca:

  • Permite contar mejor la esencia de tu negocio.
  • Convierte tu mensaje comercial en una historia entretenida.
  • Conecta emocionalmente con los consumidores de manera natural.
  • Aumenta el engagement hacia la marca.
  • Incrementa la virabilidad de tu historia.

Producción muy cuidada:

Una cosa es la proposición básica, la idea creativa de campaña, y otra su ejecución. Muchas veces, una idea sencilla puede convertirse en una campaña brillante si es ejecutada de manera novedosa, sorprendente o impactante. Y otras veces, puede suceder justo lo contrario, que una buena idea se vaya al traste porque la ejecución no alcanza las expectativas generadas. Ya hemos hablado sobre el tema en el post ¿por qué necesitas una ejecución publicitaria impecable?

Por lo tanto, las marcas se enfrentan a un doble reto: por un lado, producir piezas y por otro, que éstas sean relevantes. Crear cortos publicitarios de calidad supone una inversión en tiempo y esfuerzo, pero siempre merece la pena. 

El 90 % de los consumidores españoles admite que visualizar un determinado contenido le ayuda a posicionarse y a tomar una decisión definitiva sobre una compra concreta.

Engagement:

Los contenidos a través de Internet generan una fidelidad mayor a la de otros medios. ¿La razón? En Internet los usuarios que están interesados en tu producto realizan búsquedas y van hacia tu página web. Por lo tanto, cada vez es más importante saber seducir a los consumidores.

Fácil viralización:

Es importante crear contenidos o campañas específicas para las redes sociales. Puede que tus clientes potenciales hoy no compren tus productos, pero estás fidelizándoles para el mañana. Por ello, es importante que te esfuerces al máximo en la creación de contenidos y el apostar por el desarrollo de cortos publicitarios es una posibilidad muy interesante por cuatro razones fundamentales. 

  1. A los usuarios de Internet les encanta el contenido audiovisual.
  2. Puedes crear tantas piezas como quieras o necesites, sin grandes gastos de difusión.
  3. Fomenta el sentimiento de pertenencia de los espectadores, favoreciendo el recuerdo y que se hable de ellos.
  4. Te ayudan a diferenciarte. Lo que los convierte en un elemento clave para la comunicación de la marca.

Capacidad de emocionar:

Como ya te hemos contado en el post ¿qué emoción transmite tu marca? tu marca tiene que hacer sentir a tus consumidores. Para lograrlo, los cortometrajes publicitarios se basan en hacer sentir al público parte de algo, pero sin necesidad de hablar demasiado sobre la propia marcas o los productos, más bien sobre el ADN de la marca. 

Algunos ejemplos:

“Amor a primera vista”, de Estrella Damn

En el escenario de las islas Baleares, varios actores ponen de manifiesto el estilo de vida así como la responsabilidad y concienciación a la sociedad sobre la necesidad de proteger el mar Mediterráneo.

“El arrepentido”, de Vol Damn

Luis Tósar vuelve a dejar claro que no todas las cervezas son iguales en este corto publicitario en el que se transmite el mensaje de cómo se las gastan los fans de Voll-Damm, que no aceptan imitaciones. El objetivo era poner en valor sus orígenes e incorporar a primera vista toda la información que necesitan los consumidores a la hora de degustar una cerveza.

“Walking stories”, de Salvatore Ferragamo

¿Una chica que camina descalza para anunciar una marca de zapatos? Así empieza del primero de los capítulos de la serie de cortos publicitarios “Walking stories”. Si hay algo que la marca Salvatore Ferragamo ha conseguido con sus cortos, es generar interés

“Piedra, papel y tijeras”, de Android

A través de un juego infantil, Android se ha sumado al reto de la lucha contra el bullying o acoso escolar con un corto publicitario de algo más de un minuto donde se muestra que, siendo diferentes se puede estar juntos.

“Mi hijo” de Ikea

Este corto publicitario de IKEA está basado en una conmovedora historia familiar, como suele ser habitual en la comunicación de la marca.

“The Hire”, de BMW

Acabamos con todo un clásico del que es indispensable hablar: la serie de 8 cortos publicitarios que realizó la marca BMW. Su gran éxito viral se debió a que mantenían al espectador pegado a la silla gracias a su trepidante acción. Esta interesante característica, que no había sido explotada hasta entonces publicitariamente hablando, se unió a otros dos factores clave. Por una parte, al frente de los cortos estuvo un director de consolidado prestigio. Por el otro, se contó con unos actores de la talla de Clive Owen. 

Ya sabes. Hacer cortos publicitarios te ayudará a mejorar la imagen de tu marca, llegar a tus clientes potenciales y, en definitiva, a aumentar las ventas. No es tan complicado, la clave es ponerse en la piel de tu público y pensar ¿qué contenidos pueden ser útiles, atractivos y entretenidos para ellos? Y después dárselos en un formato que les encanta: el corto publicitario. Si necesitas ayuda ponte en contacto con Arrontes y Barrera, nosotros podemos ayudarte.