Creatibo by Arrontes y Barrera

Quien espera, desespera: la importancia de la velocidad de carga en tu estrategia digital

A nadie le gusta esperar. No nos gusta hacerlo cuando acudimos a una consulta médica, ni cuando llegamos a la caja del supermercado, ni cuando esa amiga tardona llega con 15 minutos de retraso. Quien espera, desespera, y más en estos tiempos de superinmediatez en los que vivimos. Por eso, la velocidad de carga de tu web es esencial en la estrategia digital de tu marca. Continúa leyendo si quieres saber en qué aspectos repercute y cómo tenerla siempre bajo control.

¿Qué es la velocidad de carga de un sitio web?

La velocidad de carga hace referencia al tiempo que tarda una información alojada en internet en mostrarse óptimamente en los dispositivos desde donde la consultan los usuarios. Aunque bien pensado, tendríamos que estar hablando de velocidad de descarga ya que, al fin y al cabo, ese contenido “se descarga” desde internet hasta las pantallas de cada persona.

Pero no vamos a liar la madeja y mucho menos desde que Google pasara a considerar la “velocidad de carga” como uno de los factores on-page que tiene en cuenta a la hora de posicionar orgánicamente un sitio web.

Y ¿cuál debe ser la velocidad de carga de un sitio web? Pues los estudios que han realizado al respecto algunas marcas y algunas herramientas de medición de esta característica, como GT Metrix, han llegado a la conclusión que debe estar por debajo de los 3 segundos si queremos evitar el abandono de los usuarios. 3 segundos y bajando, ¡bienvenidos a la era de la impaciencia!

¿En qué aspectos repercute la velocidad de carga?

La velocidad de carga repercute en muchos más aspectos de los que piensas, algunos influyen directamente en el éxito de la estrategia digital de tu marca:

1.- Tasa de rebote

La tasa de rebote indica el porcentaje de visitantes que abandonan tu web sin haber interactuado en ella. Está vinculada con el tiempo de permanencia en tu sitio: a mayor tiempo de permanencia, menor tasa de rebote.

La tasa de rebote depende de múltiples factores y entre ellos está el tiempo de carga. Porque cuando un usuario intenta entrar en una web o ya está en ella y quiere consultar una información concreta o moverse de una sección a otra, el tiempo que emplea para ello será tan determinante como para hacerlo abandonar si siente que se eterniza en el intento.

Según Hubspot, el 55% de los usuarios que están en una web, la abandonan si al consultar una información concreta esta tarda más de 3 segundos en cargarse.

2.- Tasa de conversión

La tasa de conversión, entendida como el porcentaje de visitantes que han realizado una acción en tu sitio web (esa acción puede ser comprar, solicitar un presupuesto, darse de alta en una newsletter…) está directamente relacionada con la velocidad de carga.

Si un usuario quiere adquirir un producto online y el proceso para ello es excesivamente lento por la deficiente velocidad de carga de la web, lo más probable es que se vaya a otra página en la que pueda realizar la compra más rápidamente y sin desesperar en el proceso.

Según Kissmetrics, 1 segundo de retraso en la velocidad de carga conlleva una pérdida de la tasa de conversión de un 7% en escritorio y hasta un 27% en móvil.

3.- ROI – Retorno de la inversión

Es obvio que cuanto mayor es la tasa de rebote y menor la tasa de conversión, el retorno de la inversión no será el deseado. A la hora de calcular los beneficios de una estrategia digital, la optimización y funcionalidad de la web será determinante en la consecución de los objetivos de ROI marcados.

Según Fast Company, Amazon calcula, atendiendo a su histórico de datos, que 1 segundo de retraso en la velocidad de carga de su página le haría perder hasta 1.600 millones de dólares anuales.

4.- SEO

En 2010, Google ya había manifestado que la velocidad de carga influía en sus rankings de posicionamiento orgánico aunque no de forma determinante. Sin embargo, en enero de 2018, a través de su blog oficial, Google afirmó que a partir del 1 de julio de 2018, la velocidad de carga móvil empezaría ser uno de los factores con más peso para escalar posiciones en el buscador.

Dicho de otra forma, Google posiciona mejor los sitios webs que son más rápidos, especialmente en su versión móvil. Algo lógico ya que, hasta cierto punto, la desesperación que sienten algunos usuarios ante una web lenta pueden hacerla extensible al propio buscador y comenzar a utilizar otro.

Google recomienda utilizar sus métricas de experiencia de usuario (documento publicado oficialmente en junio de 2017) para revisar este factor clave del posicionamiento SEO on-page.

5.- Engagement hacia la marca

Nos hemos vuelto muy impacientes. Por eso, la velocidad de carga, además de repercutir en datos estadísticos medibles como los vistos en los anteriores apartados, influye y mucho en el engagement y en la actitud que los consumidores tienen hacia tu marca.

¿Quién no ha visto uno de los cientos de memes que sufre la página web de Renfe? Su cuestionada usabilidad unida a su carga lenta ha hecho que sea una de las páginas más criticadas de nuestro país.

Mejorar la experiencia del usuario y conseguir que su navegación sea sencilla, funcional, cómoda y rápida es fundamental. Y para ello, además de elegir con acierto el diseño, los colores, mejorar la usabilidad, crear contenido atractivo… es fundamental que tenga una velocidad de carga óptima.

Una página que tarda mucho en cargarse da lugar a usuarios insatisfechos, que viven una mala experiencia y que por lo tanto, no tendrán una buena actitud hacia tu marca y nunca se convertirán en sus prescriptores.

¿Cómo vigilar la velocidad de carga?

Para no perder de vista la velocidad de carga de tu página web, tanto en su versión escritorio como móvil, existen numerosas herramientas, sencillas e intuitivas, que además te proporcionarán información sobre aspectos mejorables en tu sitio web para hacerlo más usable y ofrecer mejores experiencias de navegación al usuario (UX). Estos son las que hemos seleccionado:

1.- GT Metrix: Una herramienta muy completa en su versión gratuita. Ofrece información detallada de aquello mejorable en tu sitio, comparándolo hasta con 4 páginas de la competencia. Además, permite realizar informes diarios, semanales o mensuales.

2.- Google PageSpeed Insights: Es la herramienta oficial de Google para verificar la velocidad de carga y el rendimiento de un sitio web también en su versión móvil. Además, con un sencillo código de colores, te ofrece unos consejos para mejorar aquellos aspectos de tu página que no están ok.

3.- Pigdom Website Speed Test: Una de las herramientas más usadas aunque sea de pago. Analiza cualquier sitio para conocer sus tiempos de carga y ofrece un vistazo general de los diferentes elementos del sitio que influyen en esos resultados.

4.- Test My Site: Es la más sencilla de todas: te ofrece la velocidad de carga y poco más. Muy sencilla y rápida de usar, tendrás la información básica en cuanto a la velocidad de tu sitio se refiere.

5.- Monitis: Similar a las anteriores, funciona para todos los países del mundo de forma muy sencilla, ofreciendo datos relativos a la velocidad de carga de un sitio y a los aspectos que más están influyendo en ello.

¿Necesitas mejorar el rendimiento de tu sitio web? Si quieres ofrecer una buena experiencia de navegación a tus potenciales clientes y mejorar la funcionalidad de tu web, ponte en contacto con nosotros y nuestro equipo de Full Stack Developers se pondrá manos a la obra.