Creatibo by Arrontes y Barrera
estrategia de branding sonoro

Branding sonoro: ponle música a tu marca

Un acorde. Basta que suene un solo acorde de esa canción que hace tiempo que no escuchas para que tu mundo se paralice y un escalofrío recorra tu cuerpo. El efecto que tiene la música en las personas es muy poderoso y el marketing también ha querido sacarle partido mediante el llamado branding sonoro. Aquí tienes las distintas formas de poner música a tu marca.

El branding sonoro ha existido siempre

El branding sonoro, audio branding o sound branding no es una novedad dentro de las técnicas de marketing. De hecho, llevas mucho tiempo rodeado de identidades sonoras de marca y lo más probable es que ni te hayas percatado. La música que escuchas cuando el operador telefónico de turno te deja en espera o la voz tan bonita que tienen todos los spots de esa marca automovilística forman parte de una estrategias de branding sonoro.

El branding sonoro es la creación o la selección de sonidos, melodías y voces para usarlas estratégicamente en los diferentes soportes en los que esté presente una marca.

Podríamos decir que es la expresión audible de una marca y su uso planificado ayuda a asentarla, a darle más visibilidad, a hacerla más reconocible y a facilitar su recuerdo.

¿De qué consta una estrategia de branding sonoro?

Más del 40% de la población de nuestro país afirma ser capaz de reconocer una marca por su sonido. La música de su último spot, la melodía que suena en sus puntos de venta o el sonido de cierre que tienen sus cuñas. Todo contribuye a crear una identidad corporativa sonora que es tan importante como la audiovisual o la gráfica para que una marca se vuelva reconocible.

A la hora de poner música a tu marca puedes optar por diferentes opciones.

No significa que debas implementarlas todas para crear una identidad sonora plena, sino aquellas que necesites, que encajen en tu estrategia comunicativa y que sean pertinentes para conseguir tus objetivos de marca.

Estas son los formatos más habituales con algunos ejemplos representativos:

1.- LOGOTIPO SONORO o AUDIOLOGO

Se trata de un sonido que representa auditivamente la identidad corporativa de una marca.

Debe ser corto, conciso y potente. Puede ser instrumental o cantado aunque son más comunes los formados solo por música. Y lo más importante, tiene que ser fácil de recordar e identificar para que sea asociado a la marca de forma genérica.

Hace unos meses, Mastercard completó los cambios sufridos en su identidad corporativa con la creación de un audiologo que suena siempre que se pague con sus tarjetas, además de oírse en otras piezas comunicativas como el cierre de cuñas y spots, eventos patrocinados…

Se trata de seis notas que se repiten aunque con posibilidad de aplicar diferentes efectos, ritmos y duraciones. Según Mastercard “este sonotipo agrega una nueva y potente dimensión a nuestra identidad de marca y es un componente crítico a la hora de generar reconocimiento”.

Otro ejemplo: ¿utilizas plataformas de contenido en streaming como Netflix o HBO? Porque quizá no te des cuenta pero todas sus producciones y distribuciones audiovisuales comienzan con la aparición de un logo sonoro. Si oírlo es la señal de que debes acomodarte en el sofá para comenzar una sesión de cine o series… ¡objetivo cumplido!

2.- CLAIM SONORO

Aunque este concepto puede confundirse con el logo sonoro, se trata de otro formato diferente porque está aplicado a un claim de marca. Dicho de otra forma, es un eslogan de marca con sonido.

Suele contar con una frase, cantada o hablada, acompañada de una música corta creada para la ocasión. También es una composición concisa y potente a nivel sonoro.

Uno de los más originales que se han utilizado en los últimos tiempos en nuestro país fue “Seat, autoemoción”, empleado durante años como claim sonoro en todas las piezas publicitarias de esta marca. O el famoso “I’m lovin it” que McDonald’s utilizó durante 7 años para cerrar sus spots y cuñas de radio.

3.- VOZ DE MARCA

Cuando se utiliza una única voz en todas las comunicaciones de una marca, estamos ante una voz de marca. Es la voz de un locutor o una locutora encargada de contar las historias, las características o los beneficios de los productos y servicios de una marca en sus diferentes piezas.

El objetivo de contar con una voz de marca es unificar auditivamente todas las piezas publicitarias y promocionales para que la marca se vuelva más reconocible desde el punto de vista sonoro.

En ocasiones se trata de locutores anónimos pero con una voz muy particular que representa los valores de la marca y con los que se pretende captar la atención de los Buyer Personas. En otras, pueden ser personajes famosos que actúan como prescriptores de voz de una marca, prestando su voz para conseguir más reconocimiento y notoriedad.

El primero es el caso de Mauro Muñiz de Urquiza, una de las voces más populares de nuestro país y que seguro asocias a la marca Aquarius en cuanto la escuches.

4.- CANCIÓN DE MARCA

No debe confundirse con un jingle (canción con letra compuesta con fines publicitarios para transmitir un mensaje concreto, sea corporativo o promocional).

La canción de marca, ya sea solo sonora o con letra, es una canción un poco más larga, y su uso continuado hace que resulte tan identificativa de la marca como su logotipo o su packaging. Es la “música oficial de una marca”, un elemento al que siempre se asociará al margen de campañas puntuales que tengan otra música o sonidos.

Seguro que con este ejemplo te queda claro qué es una canción de marca.

El poder de la música

La música dispara reacciones del sistema nervioso que dan lugar a efectos como la famosa piel de gallina o la aceleración del ritmo cardíaco. Pero no solo eso. Está más que demostrado el importante papel que juega en los procesos cognitivos al activar tres áreas de nuestro cerebro: la auditiva, la límbica y la motora.  Por eso, no es de extrañar que aquello que se aprende con música tarde mucho más en olvidarse (¿a qué recuerdas las provincias de Andalucía si las recitas cantando?). Y eso es precisamente lo que pretende el branding sonoro: hacer que las marcas sean más memorables gracias a su sonido.

La creación de una estrategia de branding sonoro facilita el recuerdo de marca, contribuye a asociar la marca con recuerdos y mejora su reconocimiento para que los Buyer Personas la reconozcan en el futuro.

En Arrontes y Barrera podemos ayudarte a ponerle música a tu marca para que esta tenga una identidad más completa que ayude a fijarla en la mente de los consumidores. Si quieres que tu marca dé la nota, ¡llámanos!