El Cabrales más premiado.

Campaña de publicidad espectacular para el queso Cueva del Molín, de Central Lechera Asturiana.

Central Lechera Asturiana volvió a confiar en nuestra creatividad para la campaña de publicidad espectacular de uno de sus productos estrella: el queso de Cabrales Cueva del Molín.

En la planificación de la campaña se quiso aprovechar la celebración por primera vez en Oviedo del World Cheese Festival, también conocido como las “Olimpiadas del Queso”, en el que participa este riquísimo y tradicional queso. Por lo que se hizo coincidir en fecha para obtener una mayor repercusión.

El World Cheese Festival es uno de los concursos más prestigiosos del mundo, en el que cada año se dan cita expertos queseros (catadores, gastrónomos, técnicos, periodistas, mayoristas, etcétera) que eligen a los quesos ganadores entre miles de participantes de distintos países. El queso Cueva del Molín de Central Lechera Asturiana, ya ha ganado 6 medallas en ediciones anteriores de este certamen, convirtiéndose así en el queso Cabrales más premiado del mundo.

Con esta campaña demostramos que la creatividad no solo afecta a la gráfica y a los mensajes, sino que es transversal a todo: el momento propicio, los soportes elegidos y la utilización de formatos espectaculares. Todo cuenta.

Queríamos llamar la atención con un diseño que impactara y estuviera en sintonía con la gran hazaña de nuestro queso Cabrales, al ser el Cabrales más premiado. Algo tan grande se merecía una campaña a la altura y lo hemos conseguido.
Teresa Coto del Valle
Marketing Manager Corporación Alimentaria Peñasanta, S.A.

La grandiosidad de un queso tan nuestro y la importancia de su origen asturiano quedaron reflejadas en varias piezas gráficas para medios exteriores, como fueron: autobuses, mupis convencionales y mupis digitales. Pero la pieza “clave” fueron los mupis “innovate” o volumétricos, para los que ideamos dos modelos distintos de gran tamaño: Uno con un queso volumétrico parcial, en el que el producto se colocó sobre un fondo muy asturiano.

Y otro aún más espectacular, porque se recubrió el mupi por entero simulando el volumen de un queso sobredimensionado, llegando a alcanzar la estructura ¡un tamaño superior a 2 metros!

Está claro que una estructura tan grande, que se sale de la forma tradicional del mupi, consiguió llamar la atención de los transeúntes, tanto que muchos han aprovechado la ocasión para hacerse fotos con el queso gigante, como si se tratara de un monumento o una escultura más de las que pueblan las calles de Oviedo.

Además, la campaña se completó con la realización de gráficas on- off, tanto para medios digitales como para prensa. Resumiendo: el momento propicio, la cuidada selección de emplazamientos, la utilización de formatos innovadores y una producción impecable han hecho que esta campaña haya sido todo un éxito.

Cuéntanos tu
proyecto.











    Menú