Tu vehículo lo sabe y, ahora, tú también.

Branding para Driveson.
“Crear una marca propia para comercializar tu producto no es algo que realices a la ligera, produce cierto vértigo. Hasta que vimos la propuesta de Arrontes y Barrera. Tanto el nombre propuesto como el logotipo daban en el clavo, captando la esencia de nuestro producto para hacerlo más fuerte en el mercado.
Rodrigo Valderrama
Ventas y producto en Vauste.

VAUSTE es una empresa asturiana ligada al sector de la automoción desde los años 60. La gran calidad de los amortiguadores para vehículos que fabrica la llevan a convertirse en el proveedor de casas como Armstrong Patent, Ford o BMW.

Sin embargo, su venta como “marca blanca” a firmas automovilísticas le impiden alcanzar el reconocimiento que se merece en el mercado. De ahí que decidan trascender de la marca del coche y crear una marca propia para sus amortiguadores y componentes para vehículos. Y así nace Driveson.

¿Por qué este naming?

Nuestro objetivo era vender una experiencia: cuando un vehículo cuenta con amortiguadores de primera calidad, la conducción se convierte en una experiencia más agradable, más segura y más satisfactoria tanto para el conductor como para la vida del vehículo.

De ahí que todo el protagonismo del naming recaiga sobre la experiencia de conducir, pero en inglés para facilitar su futura comercialización internacional. Añadir el sufijo SON consigue “personificar a la marca”, convertirla en un maestro experto de los amortiguadores.

El resultado es un nombre bonito, con buena sonoridad, fácil de recordar por su vinculación al mundo automovilístico (drive) y que transmite fuerza y tecnología.

¿Por qué este logotipo?

Tras realizar un estudio de las marcas de la competencia, creamos un logotipo que tiene como elemento protagonista la E de DRIVESON, una E con un trazo en color rojo y que está inspirada en la forma de un amortiguador para vehículos.

Optamos por una tipografía robusta, que además está en cursiva y mayúsculas, para transmitir mayor sensación de dinamismo y movimiento (vehículos). El código de color rojo-negro es muy utilizado en el sector automovilístico permitiendo que la marca encaje mejor en ese mercado. El resultado es un logo que transmite solidez, experiencia e innovación.

Cuéntanos tu
proyecto.









Menú