5 formas de pagar por la creatividad


La buena creatividad tiene un precio. Pero… ¿cómo pagar algo que en muchas fases no se puede ver ni tocar? Aunque el precio de una idea pueda parecer algo intangible, la realidad es que una buena creatividad es la base de cualquier estrategia de publicidad para cualquier marca que se precie. Aquí te proponemos 5 formas de pagar por la creatividad. Elige la que más te convenga.

5 formas de pagar por la creatividad:

1-  Pagar por horas.

Pero ¿cuánto cuesta la hora de los profesionales cuya mejor idea puede surgir cuando están durmiendo o corriendo? A todo anunciante le conviene pasar un día en una agencia de publicidad y comprobar in situ cómo se generan los anuncios y cuánto se tarda en ejecutarlos. Así verán que la creatividad implica mucho tiempo, esfuerzo y dedicación. Como dijo Picasso, “si llegan las musas, es mejor que te pillen trabajando”.

Ten en cuenta que pagar por hora, o incluso por día de trabajo, suele incluir no solo las horas dedicadas a “pensar” la idea, sino también las horas que ha llevado el análisis del briefing, enfocar el contrabriefing, el tiempo dedicado a definir la estrategia creativa, a analizar la competencia,  a comprobar si es o no factible de realizar, a la generación de textos, al diseño, a la dirección de arte, etc.

2-  Pagar por proyecto.

Lo más importante aquí es que las marcas sepan ver el potencial de una idea y la capacidad para desarrollarla que tiene la agencia. No tanto las horas que llevó ejecutarla, o al menos no solo las horas, sino una suma de talento, desarrollo del trabajo, formación previa, experiencia y, por supuesto, aquello que se esté dispuesto a pagar. Por eso te recomendamos encargar siempre tus proyectos publicitarios a un profesional.  

3-  Pagar por fases.

Es útil para conseguir avanzar en proyectos de gran envergadura, complicados y con muchas dudas pendientes de resolver, que sin embargo, sí se podrían abordar por fases. No se paga la segunda fase hasta que la primera se haya resuelto completamente. En este caso, hay que tener en cuenta que las primeras fases son más costosas que las siguientes, debido a la incertidumbre.

4-  Pagar por paquetes.

Esta fórmula es muy útil para marcas con necesidades muy concretas y presupuestos limitados,  ya que se establecen paquetes de diseño de antemano, con un coste por paquete estipulado inicialmente y un alcance claro.

5-  Pagar una tarifa fija.

Establecer una tarifa fija conviene a aquellas marcas que tienen un cierto volumen de trabajo garantizado durante un período de tiempo determinado, que suele ser durante un año. Esta opción se puede basar tanto en horas acumuladas como en un conjunto de resultados.

Recuerda que para que una marca sobresalga y llegue a su público tiene que invertir en creatividad. Algo que se consigue confiando en creativos profesionales dispuestos a trabajar muy duro, como los que formamos parte de Arrontes y Barrera.

Si quieres saber más sobre los beneficios de fomentar la creatividad dentro de las empresas y cómo puedes hacerlo, descárgate nuestra guía Multiplica la Creatividad de tu Empresa sin Gastar un Euro.

Descárgala ya

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar




Comments are closed.

Subir arriba ↑