11 pistas para mejorar los textos de tu web


Abre tu página web y revisa los textos. ¿Le explicas a tu cliente ideal qué haces y cómo ayudarle en la primera línea? Eso es lo único que le importa. Si no respondes de inmediato se irá y habrás perdido tu oportunidad de ganártelo. Aquí te proponemos 11 pistas que te ayudarán a mejorar los textos de tu web y así vender más.

Pista nº 1. Piensa qué quieres comunicar y a quién.

Antes de mejorar los textos de tu web, piensa qué quieres transmitir y a quién. Recuerda que tus textos van dirigidos a personas. Pero no tienes que dirigirte a todo el mundo, no los podrás complacer a todos a la vez. Si quieres que tus clientes sientan una conexión contigo tienes que hacerles sentir protagonistas. Así que dirígete solo a tus buyer persona y utiliza su idioma. Esto quiere decir que destierres de tu web el lenguaje rebuscado y técnico. Aquí puedes ver qué son las buyer personas y por qué son importantes para ti.

Pista nº 2. Haz un planteamiento estratégico sobre tus palabras claves.

Acto seguido piensa en las keywords. Para que tus clientes ideales te encuentren en Google tienes que ofrecerles contenidos de alta calidad y para ello necesitas una buena estrategia de keywords. Con una sólida investigación de keywords podrás optimizar el SEO de tu web desde el principio. De hecho, son un factor clave que necesitas considerar antes de lanzarte a desarrollar o modificar cualquier web. Las palabras clave pueden hacer mucho por tu marca y te ayudarán a entender cómo organizar tus contenidos, temas y productos como ya te contamos en nuestro post Web: recibes lo que pagas.

Siempre que tengas una estrategia de marketing, hayas desarrollado una lista de palabras clave y una ingeniería SEO- friendly para tu web, conozcas a tu cliente ideal, el tipo de contenido que demanda, los temas que busca y las palabras clave que usa, estarás en el camino hacia el éxito.

Pista nº 3. Responde a la pregunta: ¿qué hay en esta web para mí?

Tu página web es tu mejor publicidad. Tiene que explicarle a tu posible cliente qué problema le solucionas, es decir, cómo haces que su vida sea más fácil o más interesante. Tu cliente quiere estar bien informado antes de decidirse a comprar un producto o servicio, así que tendrás que responder lo mejor que puedas a lo que se pregunta tu lector cuando llega a tu web. Te damos algunos consejos:
  • Resume en una frase qué es lo que haces. Di claramente a qué te dedicas y qué vendes. No sirve de nada decir “Servicio integral de consultoría” ni “Estrategias de marketing 360º” porque no se entiende. Dilo como se lo contarías a tu mejor amigo, o cómo se lo explicarías a tu abuela.
  • Presenta tu producto o servicio como la solución a su problema. ¿Cuál es el problema de tus clientes y qué solución ofrece tu negocio? Muchas marcas hablan sobre su tecnología, su producto, su diseño… Pero no de lo que buscan sus clientes que es, ni más ni menos, que el beneficio. Tu cliente quiere sentirse especial. ¿Cuál es la clave? Contarle lo que le aportas, los resultados que va a conseguir.
  • Traduce las características de tu producto o servicio en beneficios. No hables de tu producto o servicio mediante una lista de características técnicas. Mejor si es una lista de beneficios y ventajas. Recuerda que todos compramos por motivos emocionales.

Pista nº 4. Utiliza un titular llamativo y una llamada a la acción muy clara en cada página.

¿Qué es lo que quieres conseguir? Seguramente no quieres que hagan clic en 50 cosas a la vez. Cada página de tu web es como una página de ventas. Por lo tanto pregúntate: ¿qué quiero que mi lector vea?, ¿qué quiero que sienta?, ¿qué quiero que haga ahora? Eso te ayudará a definir la estructura de tu página.
  • Repasa los títulos de cada página, ¿te enganchan?
  • ¿Hay llamadas a la acción?, ¿Son botones llamativos?, ¿Indican lo que el lector tiene que hacer?
  • Las mejores llamadas a la acción son verbos.  Por ejemplo “compra ya”, “consulta aquí”, “llama ahora”, “reserva tu plaza”, “solicita tu demo”, “accede a la versión gratis”, etc. Puedes ver cómo hacer una demo en el post haz una demo y vende más.


Pista nº 5. Utiliza diferentes Landing Pages para diferentes palabras clave.

Si cuando alguien llega a tu página buscando información, encuentra una propuesta de valor clara y un contenido que da respuesta a sus dudas es más probable que posteriormente se convierta en un cliente.  

Por lo tanto, tener páginas pensadas para cada palabra clave (esas palabras por las que quieres que te encuentren) sirve para mejorar tus conversiones ya que estás ofreciendo algo directamente relacionado con la búsqueda que tus potenciales clientes realizaron.  Mira el post Cómo crear una Landing Page y una Thank you Page perfectas.

Procura facilitar al máximo los pasos que un visitante tiene que dar un tu web para que no se pierda buscando lo que necesita.

Pista nº 6. Di lo importante primero para mejorar los textos de tu web.

En internet hay que ser breve porque la mayor parte de la gente solo escanea los textos. Así que di siempre lo más importante, en la primera frase. Así ayudas al lector a encontrar fácilmente lo que busca y te aseguras que ha visto la información aunque después deje de leer.

Lo mejor es utilizar la técnica periodística de la pirámide invertida.
  • Di lo más importante al principio.
  • Ve añadiendo información de manera clara y breve, no puede faltar información básica aunque recortes el texto.
  • Responde a las 6W: ¿quién?, ¿hizo qué?, ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿cómo? y ¿por qué?
  • Ordena la información: título, entradilla y cuerpo de texto.


Pista nº 7. Resuelve las posibles objeciones y dudas de tus clientes.

Seguro que hay más de una pregunta que todo cliente siempre te hace. Aunque te parezca algo obvio, si te lo preguntan es por algo. Adelántate a sus preguntas y demuéstrales que conoces sus problemas y necesidades. Aborda cuestiones como por ejemplo: si el transporte está incluido, si los plazos de entrega son muy largos, si los precios son caros, etc. Aquí tendrás que demostrar todo lo que vales.

Pista nº 8. Sé claro y vete al grano.

Cuando navegamos por internet solemos tener varias pestañas abiertas. Entramos en una página, la escaneamos y si vemos algo interesante para nosotros nos quedamos, sino la cerramos. Por eso, cada frase y cada palabra que elijas tienen que entenderse a la primera.
  • Escribe de manera sencilla: una idea un párrafo.
  • Escribe frases y párrafos cortos.
  • Ofrece contenido atractivo y útil.
  • No utilices palabras rebuscadas o términos científicos.
  • Pon solo las palabras necesarias y no palabras de relleno que no aportan nada.
  • No seas repetitivo. Una página principal que repite tres veces lo mismo puede llegar a ser desesperante para cualquiera.
  • Utiliza verbos y elimina adjetivos y superlativos.
  • Sé breve. Como regla general se dice que hay que utilizar la mitad de palabras en la web que las que utilizaríamos en un texto impreso. Así ayudas a que el lector encuentre las cosas en menos tiempo.


Pista nº 9. Dirígete directamente a quien te lee. 

No hables de ti, sino de él. Tu página web tiene que ver con tu cliente y tienes que escribir sobre lo que esa persona quiere leer. Dirígete a quien está detrás de la pantalla igual que lo harías si estuviera delante. Así que trátale de tú (o de usted, según tu tono).
  • Apela a sus emociones y dile cómo va a ser su vida gracias a tu producto o servicio.
  • Comparte experiencias y cuenta historias. El “storytelling” involucra a los lectores y aporta autoridad y credibilidad. Puedes ver cómo hacerlo en el post El storytelling, 5 claves que no te fallarán.
  • Pon ejemplos de lo que cuentas.

Pista nº 10. Diseña el texto para que sea visualmente atractivo

Leer en pantalla es más difícil y lleva más tiempo que leer en papel. Por eso, el usuario busca elementos que llamen su atención y escanea el resto. Así que también importa mucho cómo lo presentas. Un buen diseño siempre facilita la lectura. Para ayudarte sigue estas sencillas recomendaciones:
  • Destaca los títulos y subtítulos.
  • Usa listados y enumeraciones.
  • Cuida la tipografía y el tamaño de letra.
  • No abuses de las mayúsculas.
  • Usa negrilla para resaltar lo más importante y/o las palabras clave.
  • Usa cursivas y subrayados
  • Revisa la ortografía. Escribir mal te hace perder credibilidad.
  • No utilices exclamaciones sin ton ni son.


Pista nº 11. Sé auténtico.

¿Qué hace tu marca, para qué, para quién y por qué? Establece tus valores, construye bien tu marca para conectar con las personas.
  • Incluye testimonios de clientes felices. Los testimonios son muy importantes, pero no sirve cualquiera. Mejor si reflejan el cambio que significó contratar tus productos o servicios y si ofrecen datos concretos. No es lo mismo decir “XX es un crack, no podría vivir sin él” que “XX ofrece un servicio a medida que nos ha ayudado a incrementar el número de pedidos en un 32% este trimestre”.
  • Sé específico. No es lo mismo decir “decenas de clientes confían en nosotros” que “El 100% de nuestros clientes recomendaría nuestros servicios”.
  • Añade imperativos y promesas que puedas cumplir. Te ayudarán a generar confianza.
  • Usa un lenguaje positivo.
  • Utiliza un “porqué ”. Con una razón que explique por qué has creado ese producto o servicio conseguirás conectar con tus potenciales clientes a otro nivel. Puedes consultar nuestro post El poder de un porqué.

Para conseguir más conversiones es importante mejorar los textos de tu web para que estén bien escritos y sean claros. Lo más importante es que tengas claro qué quieres comunicar. Aquí te hemos explicado algunas pistas sobre cómo hacerlo, pero si sigues teniendo dudas, siempre puedes ponerte en contacto con Arrontes y Barrera y te ayudaremos a conseguirlo. 


Si quieres saber más sobre los beneficios de fomentar la creatividad dentro de las empresas y cómo puedes hacerlo, descárgate nuestra guía Multiplica la Creatividad de tu Empresa sin Gastar un Euro.

Descárgala ya

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar




Comments are closed.

Subir arriba ↑